¿Qué dice el Banco de España?

Estos días desde el Banco de España ha informado de que la morosidad todo indica que ha comenzado a empeorar. Se dice que esto se debe a la creciente desaceleración global. El volumen total neto de crédito de dudoso cobro sigue reduciéndose, pero a un ritmo más lento y, lo que es más preocupante, con el primer incremento bruto de los nuevos morosos en muchos trimestres.

Tengamos en cuenta que el impago crediticio constituye una amenaza para la solvencia de los bancos, así como también resulta ser un buen indicador de la situación financiera de las familias y empresas y de la salud de la economía en general.

Los dos componentes de los préstamos impagados son los siguientes:

  • La entrada de nuevos créditos en mora y
  • Las salidas, ya que el cliente se ha puesto al día o porque el banco ha ejecutado la deuda y se queda con la garantía, vendiéndolo en una cartera de créditos tóxicos a una tercera firma, o dándolo por irrecuperable y asumiendo la pérdida.

Según dice el Banco de España, los nuevos créditos morosos ascienden a un saldo de 13.500M €, con un crecimiento del 8,9% en el primer semestre.

En cuanto las salidas, el saldo se redujo hasta los 61.900M €, pero siendo uno sólo de un 17,6%, bastante inferior que hace un año. El primer semestre de 2018 la reducción fue de 26,7%. Desde el Banco de España se dice que esto está relacionado con el crédito al consumo, su morosidad está creciendo. No se cree que sea un cambio drástico de ciclo, pero que habrá que seguirlo.

¿Qué dicen la banca y sus asesores?

Altos directivos del sector son más pesimistas. Ven como la morosidad no quiere bajar y que cada vez es más costoso el recobro, afirmando que la desaceleración se está empezando a notar.

Continúan, diciendo que los créditos impagados bajarán en algunas entidades por las ventas de carteras de créditos impagados en bloques, pero que lo más vendible ya está vendido, siendo cada vez más difícil vender sin impacto en el capital y los resultados.

Consultores de bancos dicen que cada vez habrá más entradas de nuevos créditos morosos.

 

¿Qué dice el gobernador del Banco de España?

En cuanto a la reducción de las provisiones de los bancos para hacer frente a las pérdidas por impagos el gobernador habla de algunos signos de agotamiento, pues en el primer semestre han crecido un 3,9%, el primer aumento desde el 2012. No olvidando que la tasa de mora actual, del 5,24% en agosto, sigue estando significativamente por encima de la que había antes de la crisis.

También advierte a las entidades que, en caso de un deterioro de la situación económica, la calidad del activo podría empeorar, pues la capacidad de pago de sus acreditados se vería negativamente afectada. Y se encontrarían también con más dificultades para venderse los activos improductivos.

¿Qué se dice desde la EBA (Autoridad Bancaria Europea) y el BCE?

Desde la EBA hablan de que la mejora de la calidad de los activos ha continuado, pero a un menor ritmo últimamente. Que los indicadores de calidad de los activos aún no han vuelto a los niveles precrisis, siendo esto necesario corregir para hacer frente a la próxima tormenta.

Desde el BCE, se informa que las entidades esperan que las provisiones por impagos aumenten ligeramente en los próximos años, sobre todo en países con baja morosidad. Todo parece que el año 2018 haya sido el punto de inflexión en la calidad del crédito en estos países.

La EBA concluye que la situación de la morosidad ha mejorado muchísimo desde la última crisis. En Europa, los créditos impagados han bajado de 1,15bilions € en junio 2015 (6% de los préstamos totales) a 636.000M € el 06 2019 (3% de los préstamos totales). Mientras que en España se ha reducido en 126.900M € desde un máximo de 188.800M € en diciembre 2013. Pero una nueva crisis puede afectar al sector financiero sin haber hecho neto de lo anterior.

¿Qué ofrece Alemany Finances?

En conclusión, en Alemany Finances realizamos asesoramientos en caso de morosidad ante una posibilidad real de dificultades de pago de los créditos, acompañamos al cliente a hablar con su entidad financiera para tratar de buscar las mejores opciones tanto por el banco como para el cliente. Muchas veces, si no se hace frente a una situación de este tipo desde el primer momento, el cliente se puede encontrar en unas peores circunstancias, encareciendo económicamente las posibles soluciones y haciendo que éstas, con el paso del tiempo, lleguen a ser de difícil resolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat